¿Y si ponemos en valor la cercanía social?


Franco Rotelli y Benedetto Saraceno, dos de nuestros queridos maestros – compañeros, hablaron sobre “sistemas de salud en la complejidad actual”, iniciando el ciclo de conversaciones que todos los sábados de mayo organizan la Conferencia Basaglia Argentina, Radio Fragola, La Collina Cooperativa Sociale y el apoyo del Dipartimento di Salute Mentale di Trieste y a la Università degli studi di Trieste.
Franco Rotelli, psiquiatra lombardo de 78 años, quien desde 1971 a 1979 trabajó con Franco Basaglia en la transformación y cierre del manicomio en Trieste (Italia). Viene acompañado desde entonces múltiples procesos vinculados a la desinstitucionalización, y a la construcción de redes de servicios sustitutivos a los manicomios desde la salud mental comunitaria.
Benedetto Saraceno, neurólogo y psiquiatra genovés de 72 años también formado en la escuela de Franco Basaglia. Entre los años 1996 y 2010 ha trabajado para la Organización Mundial de la Salud. Se especializa en la psicología social, la epidemiología y la salud pública, haciendo especial énfasis en la cuestión de los derechos humanos.
Se comparte en lo siguiente, un resumen, fragmentos y principales reflexiones, de lo sembrado en la charla.

Sobre la relación entre lo “urgente” y lo estructural

“Hay aspectos de la emergencia que no son agudos, que son sistémicos y que deben ser abordados a largo plazo. Falta una respuesta más allá de la hospitalización aguda, falta una medicina de cercanía, ha faltado un sistema de salud que no sea exclusivamente basado en el hospital: esto no ha sido hecho”.
“Los lineamientos, guías para la pandemia, pueden ser globales pero la respuesta a la pandemia debe ser local”.
“Hay que salir de una cultura de la emergencia y entrar en una cultura de lo sistémico, de los sistemas de salud”.

Sobre la devastación de los sistemas de salud públicos

“La inversión en salud pública se ha parado aquí por diez años por la derecha, y se ha centrado en hospitales y en hospitales privados. Es necesario un sistema que vaya más allá de la salud, que incluya a los determinantes sociales, la identificación de los sectores vulnerabilizados”.
“Desde los gobiernos en general, hay desconcierto e impotencia. La pandemia develó que la mayoría de los sistemas de salud en el mundo ni son sistemas ni son de salud. Son agregados de servicios”

Los asilos de ancianos, los nuevos manicomios

“Las personas que están en los centros de ancianos son los nuevos pacientes de los viejos manicomios; son residencias altamente institucionalizadas. Hay que tomar la cuestión de los ancianos con la misma radicalidad con que se ha tomado los hospitales psiquiátricos”.
“Creo que la reflexión sistémica tendría que ser sobre todas esas instituciones estatales (manicomios, cárceles, asilos de ancianos) porque o sino la defensa del sistema sanitario terminaría siendo solamente frente a las urgencias de los hospitales. Es la posibilidad de concretar, de abrir un debate sobre otro concepto del derecho a la vivienda, del derecho a sistemas territoriales, a sistemas de solidaridad social de proximidad”.
“Tendremos que hacer una lucha muy fuerte para defender la idea una salud más local donde la población misma pase a ser recurso de salud y no solamente recipiente de salud”.

Reemplazar las fuerzas represivas con lazos comunitarios

“Me parece fuera de lugar que controlen los militares (…). Los servicios descentrados que hemos generado hace 40 años [en Trieste, Italia]: hemos producido servicios de protección social, hemos logrado penetrar en la complejidad territorial. Estos dispositivos territoriales sirven para integrar los trayectos, para sacar a las personas de los hogares de ancianos (…). Es un control social pero democrático, organizado a través de instituciones democráticas para hacer frente a las demandas de la pandemia”.
“¡Estar en los territorios, enriquecerlos en vez de empobrecerlos!”.

Lo clínico individual en contexto pandémico

Si la respuesta a la salud mental son psicólogos que atienden por teléfono, entonces estamos jodidos”.
“Salud mental en tiempo de pandemia no es un problema clínico, es un problema de organización de servicios, no es un problema de salud clínico sino un problema de salud pública. Esa manera equivocada que los gobiernos promueven, una vez más, una salida individual: porque fulano está sufriendo porque perdió la mamá o el trabajo. Así esto se transforma en un problema clínico individual, mientras que el problema es crear dispositivos comunitarios de construcción democrática y de reorganización donde las personas estén dentro. Se aplica a salud mental y a todas las enfermedades de larga duración, estas necesitan una intervención eminentemente comunitaria, en su territorio. El 85% de los días de las personas con enfermedades crónicas los pasan en sus casas, y no hay dispositivos para estas personas ahí. Se debe crear una revolución copernicana: del énfasis en el hospital al énfasis en el territorio, del énfasis en lo agudo al énfasis en lo de largo duración”.

Democracia profunda y salud mental

“Es como una línea donde, en un extremo hay un hospital con camas, y en el otro hay una persona cuidándose en su casa tratando de ser responsable y en el medio no hay ningún dispositivo. El individuo tiene que enfrentar al miedo a la muerte y a la policía: es una lógica del miedo”.
“Falta lo que el antropólogo hindú [Arjun] Appadurai habla como la democracia profunda: falta en el medio una democracia que se construye, que se elabora dentro de la comunidad, que viene desde abajo. Eso ha faltado antes de la pandemia (…) Soy muy crítico de la afirmación que después de la pandemia “todo va a cambiar para mejor”, todo eso es basura, lo que va a pasar es la regresión a como estaba antes. Después vamos a tener los mismos enemigos, las mismas batallas, y después será el problema de crear la democracia profunda”.

Lo cercano

“¿Cómo hacernos presentes en los territorios cuando la mirada que se prioriza desde el Estado es la del cuidado del cuerpo biológico y, por ende, nos limitan a llegar a la comunidad?”.
“Hay una dimensión comunitaria central en la respuesta para pensar mecanismos más allá de lo que teníamos antes (…). Tendremos una situación de una conciencia más presente, más cotidiana, de cuán importante es la cercanía social, e incluso puede ser que los psiquiatras entiendan cuán importante es esta cercanía social”.
“Salud mental es igual a cercanía social. Sin servicios de cercanía social en la comunidad es imposible. Esto implica cuerpos, afectos, construcciones de democracia y de afectividad al mismo tiempo. Sabemos que esto no es posible con el distanciamiento físico”.

Hacia dónde dirigirnos

“¿A dónde vamos? ¿Cuál es la dirección que estamos construyendo? Si tenemos un proyecto, el privado puede articularse de manera virtuosa, si no tenemos un proyecto, el privado se articulará sobre la ganancia”.
“Tenemos que buscar que haya un impuesto de ciudadanía que elimine de una vez la pobreza absoluta. Si logramos producir este impuesto universal, podemos decir que el virus no sólo ha hecho daños”.
“La transición del futuro (que antes la transición fue de la psiquiatría a la salud mental) es de la salud mental hacia afuera del sector salud (…). Esto es tan relevante que tenemos que pensarlo cada día más dentro de un contexto donde se ofrezca salud y no solo salud mental (es una separación muy artificial), necesitamos de lugares que sean de salud o sea, lugares de comunidad. Es pasar al bienestar social, donde esté la salud incluida (…). Es salir de algunos territorios tradicionalmente nuestros”.
“Hemos aprendido en esta pandemia: Uno, que ser ricos no es una garantía para sus sistemas de salud; el problema no es tanto cuánto se gasta sino cómo se gasta, el sistema manicomial ya era una prueba de eso. Dos, excelencia clínica no es excelencia del sistema de salud: tener fantásticos cirujanos no es garantía de tener una buena salud pública, tendrá buenos médicos pero no buena salud pública”.

Acceso a la Conversación completa: https://youtu.be/Qxp0AujVwmE

Notas, resúmenes y apuntes realizados por Agustín Barúa

Fuente: https://www.facebook.com/agus.baruacaffarena/posts/3009393349107481?