Incidentes en Lago Escondido


Pobladores y policías cerraron el paso de la Marcha por la Soberanía del lago Escondido. Con palos y piedras, un grupo de vecinos impidió que los manifestantes lleguen por el camino Tacuifí hasta la costa del lago cercado por Joe Lewis.

Las personas movilizadas denunciaron a la Policía por no permitir el paso. Por su parte, vecinos de la estancia Hiddeen Lake -Lago Escondido- del magnate inglés Joe Lewis, impidieron este sábado que un grupo de la Marcha por la Soberanía del lago Escondido llegue hasta el espejo de agua.

En una de las tranqueras del camino Tacuifí -el mismo que en 2009 el Superior Tribunal de Justicia ordenó abrir para garantizar el acceso al lago- se apostó con caballos un grupo de propietarios de tierras linderas con el emprendimiento de Lewis, y utilizando palos y piedras rechazaron el paso de la movilización.

También la policía, denunciaron los integrantes de la marcha, colaboró con el cierre del camino, bajo el argumento de evitar incidentes.

Los incidentes ocurrieron en horas de la mañana, y se esperaba que, por ese mismo camino, saliera la columna de manifestantes que el sábado pasado inició la marcha a través del camino de montaña, desde la zona del Cajón del Azul. En el lugar intervino el fiscal de El Bolsón, Francisco Arrien.

“A pesar de los golpes, los piedrazos y los insultos de los pobladores aliados a Lewis, la columna que marcha por el Camino de Tacuifi cruzó la tranquera, comenzando la caminata hacia el Lago Escondido por el camino corto y público como lo dictamina la justicia”, se informó desde la Fundación Interactiva para Promover la Cultura del Agua (FIPCA), organización que impulsó la movilización.

“Nos tiraron piedras, los caballos encima. Golpearon dirigentes como al ‘Tano’ Catalano”, afirmó desde el lugar Andrea Gatabria, integrante de FIPCA.

La entidad detalló que “hace varios días que venimos apostando al diálogo con los pobladores para realizar esta marcha pacífica pero las amenazas previas se hicieron efectivas. Hacemos responsables a las autoridades provinciales de lo que le pueda pasar a los compañeros y compañeras que deciden defender nuestra soberanía”, concluyeron.

Por su parte, el secretario adjunto de ATE nacional, Rodolfo Aguiar -al frente de la columna de la CTA Autónoma de Río Negro- criticó el accionar de la Policía por impedir el paso de la movilización.

Aguiar publicó en las redes sociales un video en el que se lo ve discutiendo con el personal policial, y advirtiendo sobre el proceso de extranjerización de la tierra en la Patagonia. “Si quienes gobiernan siguen rifando nuestro país al mejor postor, es muy probable que en pocas décadas ya no nos reconozcan ni como argentinos”, indicó.

Agregó que “además de defender nuestros salarios y condiciones de empleo, tenemos que luchar contra la extranjerización de nuestras tierras y el saqueo de nuestros recursos naturales. Porque si seguimos perdiendo soberanía, llegará el día en el que ni siquiera vamos a tener empleo”.

En cambio, el ministerio de Seguridad de la Provincia atribuyó los incidentes a los manifestantes que participan de la quinta Marcha por la Soberanía. A través de un comunicado titulado “violenta manifestación”, “repudió” los “hechos de violencia ocurridos durante la marcha”, donde, indicó, “manifestantes provocaron destrozos y lesionaron a efectivos de la Policía y a pobladores del lugar”.

“Un grupo de manifestantes, haciendo uso de la violencia, intentó bajar al lago por el camino de Tacuifí”, indicó el ministerio. Según esa información “los protestantes provocaron destrozos, hirieron a efectivos policiales que se encontraban en el lugar realizando tareas de control y prevención e incluso hirieron a pobladores rurales de la zona”.

El Ministerio de Seguridad “ratificó el respeto del derecho a reclamar, pero rechazó totalmente al accionar de este grupo de manifestantes, condenando cualquier hecho de violencia”. Nada dijo, en cambio, de la obligación judicial que pesa desde 2009 sobre el Gobierno rionegrino de abrir el camino Tacuifí hasta el lago Escondido.

Fuente: En estos días