Malvinas: cinco años del Pacto Foradori-Duncan

publicado en: Memoria e Identidad | 0

Un nuevo aniversario del comunicado conjunto que, en la línea de los Acuerdos de Madrid, cedió derechos ante el usurpador. De cuando el Gobierno argentino se alineó a los intereses de su invasor. Por Juan Francisco Natalizio

La rendición de Malvinas la firmó el entonces canciller, Domingo Cavallo. Fueron dos “declaraciones conjuntas”: la primera del 19 de octubre de 1989 y la segunda con fecha 14 y 15 de febrero de 1990.  El Dr. Julio González (4), autor de Los tratados de Paz por la Guerra de las Malvinas. Desocupación y Hambre para los Argentinos, afirmó que: “Los tratados de paz por la guerra de Malvinas firmados en esa fecha son los que determinan la subordinación absoluta de la Argentina hacia Gran Bretaña”.  

Durante el gobierno de Mauricio Macri, comenzó una entrega sin freno. El 13 de septiembre del 2016, se publicó el “Comunicado Conjunto” conocido como “Acuerdo Foradori Duncan”. Desde ese momento los británicos avanzaron con distintas medidas que favorecen su usurpación en Malvinas.

El ex embajador Guillermo Rossi dice acerca del Comunicado Conjunto del 2016: “Estoy convencido de que ni siquiera intervenimos en la redacción. Uno lee el acuerdo Foradori-Duncan y se da cuenta de que ningún argentino redactó eso”.

Con aquel acuerdo los ingleses impusieron condiciones como “remover todos los obstáculos que limitan el crecimiento económico y el desarrollo sustentable de las Islas Malvinas, incluyendo comercio, pesca, navegación e hidrocarburos”. Y los ingleses avanzan rápidamente e intentan acrecentar todos sus negocios. En el 2019 se realizó una licitación off shore y el usurpador de nuestros archipiélagos salió beneficiado . Esta política se profundizó. Los acuerdos del 2019 continúan vigentes, este año se realizó un acuerdo con Shell por la exploración y explotación de loshidrocarburos en Mar Argentino . La asociación continúa.

También con el “Acuerdo Foradori-Duncan”, los ingleses impusieron más vuelos desde el continente a Malvinas, y esa nueva ruta es San Pablo – Malvinas, con una escala en Córdoba (los vuelos a las Islas hoy está suspendidos por Covid-19).

A una firma de la entrega total

El ex embajador Guillermo Rossi – trabajó 39 años de diplomático, de los cuales 17 estuvieron dedicados al tema de Malvinas, por lo que es sin duda una voz autorizada- hace tiempo viene advirtiendo que: “El primero y más peligroso de todos es el Acuerdo de Nueva York, realizado en 1995, sobre Convención Internacional sobre Especies Transzonales y Altamente Migratorias. En agosto de 2000, a través de una ley, el Congreso aprobó ese acuerdo. Muchas personas hemos trabajado durante diecinueve años para taponar la posibilidad de la ratificación, porque literalmente estamos a una firma de perder la cuestión Malvinas”. 

Si Argentina adhiere al Acuerdo de Nueva York, solo falta la firma del Presidente, para Rossi se terminó la cuestión Malvinas. ¿Por qué sucede esto? Porque el Acuerdo de Nueva York en su artículo 8°, permite la constitución de una Organización Regional de Ordenamiento Pesquero (OROP), eso lleva automáticamente al reconocimiento del Reino Unido como Estado ribereño, no por nosotros sino por los otros países, es decir sería un estado ribereño en Malvinas. Este es uno de los temas que le interesa la Reino Unido desde 1989, por eso es preciso anular la normativa de forma urgente.  

Medidas a tomar

Más de 100 buques que operan en Malvinas extraen 250.000 toneladas anuales de recursos pesqueros por un valor de US$ 1.000 millones anuales y ante esto ¿Qué medidas se impulsan para frenar el saqueo? En el 2020 se aprobó en el Senado una  reforma al Régimen Federal de Pesca que aumenta las multas para la pesca ilegal en el mar argentino. Necesaria medidas pero si no se avanza contra las ilegítimas licencias de Malvinas, es una ley renga.

Una excelente medida fue el anuncio del proceso de inhabilitación, en el marco de la ley 26.659, de las empresas petroleras “Chrysaor Holdings Limited” y “Harbour Energy Plc.”, con sede en Reino Unido, y “Navitas Petroleum LP”, con sede en Israel; debido a la realización de actividades comerciales vinculadas a la exploración de hidrocarburos en la plataforma continental argentina, en la Cuenca de Malvinas Norte, estas empresas operan ilegalmente en nuestro mar. De la misma manera que el Secretario de Energía Darío Martínez tomó esta medida lo deberá hacer con las licencias otorgadas por el gobierno de Macri a empresas británicas en mar argentino; ya que estas empresas tienen vínculo con el ilegítimo gobierno de Malvinas como fue denunciado en el 2019.

Desde el 2003 al 2010 hubo una política nacional que denunció acuerdos con los británicos e impulsó leyes contra las empresas que operaban ilegalmente en Malvinas, en especial, durante la gestión de Jorge Taiana como canciller (2005 – 2010). 

Para que los ingleses se “sienten” a dialogar como establece las Naciones Unidas se debe encarecer los costos de la ocupación militar y frenar todos sus negocios, ejercer soberanía en el Atlántico Sur, patrullando, pescando y vendiendo licencias pesqueras; pero sancionando a toda empresa que opere ilegalmente, y esto desde ya que incluye a quienes pescan o realizan exploración de hidrocarburos con permisos ingleses. El mar es del pueblo argentino y para su desarrollo solo se necesita decisión política y dar por finalizado los acuerdos de Madrid, acuerdo de Nueva York y Foradori-Duncan.     

Fuente: Megafón