Ideas iniciales para la atención psicosocial de los efectos post-pandemia


Columna Salud, Poder y Subjetividad. La actual pandemia comenzó por el abordaje del virus, esto es, por su preeminente dimensión bio. Hemos escrito al respecto, presentando una crítica constructiva tendiente a incorporar la dimensión psicosocial del fenómeno. Por Yago Di Nella

El presente escenario no ha cambiado este enfoque, sino que (a nuestro humilde criterio) lo ha confirmado. Ratificamos lo allí expuesto: falta psicología social. El principal resultado de la pandemia a nivel social y relacional ha sido el desvínculo. Su abordaje debiera ser prioridad y eje de la política sanitaria y social en lo que se viene.

Este cuadro de situación hace aún más necesaria la adecuación de las prácticas actuales en materia de “lo mental”, como componente nodal de políticas sanitarias centradas en el factor humano. Frente a una situación acuciante, o directamente catastrófica, es imprescindible desarrollar dispositivos flexibles, creativos y consonantes con el problema que se busca abordar, descongelar los usuales modos de intervención en dispositivos artificiales, oficinescos y alejados de la comunidad, debiera ser la regla. Se impone más que nunca la implementación de la estrategia APS como núcleo del quehacer institucional en materia de salud.

El problema

La pandemia ha ocasionado innumerables procesos de deterioro institucional y en la subjetividad de sus miembros, trabajadores y usuarios. Los dispositivos de atención usuales, pensados para una sociedad en funcionamiento, colapsan, tanto como las acuciantes problemáticas que llegan sus puertas de ingreso. Algunas otras situaciones críticas ni siquiera se expresan en los servicios de Salud Mental, o lo hacen cuando ya es muy tarde (sobredosis por adicciones, intentos de suicidio, ACV por picos de estrés, psicosomáticas virulentas y graves, accidentes domésticos discapacitantes, cuadros psiquiátricos graves no detectados a tiempo, inhibiciones graves, ataques de pánico, distimia invalidante de la vida social, violencia infrafamiliar extrema, entre otros). Intervenir, no solo es atender la enfermedad, es incluso predominantemente, anticipar esos fenómenos con intervenciones prematuras, prevencionales o incluso promocionales que den palabra al relato catastrófico, que lo pasen por la palabra, por el diálogo, por el sujeto en sus vínculos.

Abordar estos post-efectos de la catastrófica pandemia es urgente, en términos de salud mental de la población, en su conjunto. Esto presupone operar eficazmente en la llamada “numerosidad social” (F. Ulloa), para lo cual resulta prioritario mejorar la capacidad vincular de las personas, aun cuando persistiera la condición prevencional de aislamiento físico, tomando como soportes todos los elementos e instrumentos de comunicación disponibles.

Diversos fenómenos de crisis en la salud mental, tal como los arriba citados, vienen incrementándose sin duda en los últimos meses y señalan (cual indicadores) la necesidad de un abordaje especial en términos programáticos y a gran escala, desde la nunca del todo bien entendida APS. Ahora bien, si los servicios siguen esperando que lleguen los usuarios por sus propios medios, puede ocurrir entonces:

  • Que lleguen ya rotos
  • Que no lleguen y opten por otras formas de expresión
  • Que su derrotero sintomático los aleje de toda posible intervención.

Esperar se presente el padeciente es, en una catástrofe y post, un equivalente al bombero que espera se apague el fuego, para luego ir a estudiar los orígenes del siniestro y hacer un bello informe casuístico, dejando como última tarea corroborar el estado de las cenizas. Es tarde (y hasta derrotista e inocuo) todo lo que se haga desde ese tipo de enfoque y no modifica la realidad, solo la describiría.

El sistema público de salud tiende a enfocarse en el virus, y se distiende o desdeña todo dispositivo vinculado al sostenimiento emocional de las personas, al factor humano de la salud pública. Este factor, será el que juegue la partida en la post-pandemia, de forma predominante, pues se trata de un componente psicosocial que presupone un conocimiento específico y un modelo de abordaje que le corresponde.

Las resistencias son visibles y dejan ver los tentáculos del sistema. El mismo proceso de mundialización de las estructuras de dominación del dispositivo corporativo-financiero-militar del capital en su actual fase neoliberal de fascismo social, tiene su propio plan: quedarse con el sector de población integrable al campo de la inclusión a la sociedad de consumo y expulsar a amplios sectores populares sin capacidad productiva, ni mucho menos de consumir bienes y servicios. También lleva implícita una dinámica homogeneizadora destructora de las culturas, idiosincrasia y prácticas profesionales de lucha y resistencia social por el cuidado de la salud mental, pues tiende a uniformar las respuestas. Medicación para no pensar, para dormir, para poder hacer como que se ama, y para seguir trabajando.

Parte del problema expuesto es, por lo tanto, la parálisis de los servicios prestacionales, pues tienden a congelarse en modalidades de intervención que resultan inadecuadas, rígidas e ineficaces, fracasando en su intento de abordar la crisis propia de la situación emocional y vincularmente catastrófica que ha producido la pandemia: el aislamiento relacional.

Se requieren instancias de abordaje integral desde la APS, que no cierren su intervención al control del virus, ni desconozcan el derecho a una atención integral, pero que contemplen no solamente “lo que ataca el virus”, sino la afectación psíquica y vincular del profundo proceso psicosocial vivido por el colectivo. A eso se enfoca el presente escrito.

Continuar leyendo el artículo, aquí:

Para citar el trabajo: Di Nella, Y. (2021). Ideas iniciales para la atención psicosocial de los efectos post-pandemia; en Apostillas sobre Control Social y Derechos Humanos (issn 2718-6229) del 12/08/2021. Enlace: https://www.adalqui.org.ar/blog/2021/08/12/ideas-iniciales-para-la-atencion-psicosocial-de-los-efectos-post-pandemia/ (Recuperado el dd/mm/aa).

Acceda a los Episodios de “Lo Mental en la Salud Pública” (podcast); aquí.

VER LAS ENTRADAS DE LA COLUMNA DE YAGO DI NELLA HACIENDO CLICK ACÁ

Acceda a los libros de Yago Di Nella, aquí.