Llellipun para frenar a la minera en Valcheta


Dos comunidades mapuches se preparan para profundizar su lucha contra la explotación de uranio en la zona. Críticas y pedidos a Nación y Provincia. Por Adrián Moyano

Llellipun es una de las maneras mapuche de referirse al compromiso de “dar y recibir y del recibir al dar”, concepto que expresa el principio de reciprocidad. En el ámbito de la espiritualidad, se establece en la relación que mantiene el che (persona) con los demás newen (fuerzas) que existen en la naturaleza. Se fundamenta en la manera mapuche de entender el mundo: el che es un componente de la naturaleza, al igual que las otras fuerzas existentes. El equilibrio en la vida surge de la relación de reciprocidad que se establece. El llellipun puede definirse como “la acción ceremonial por medio de la cual se sostiene la relación de compromiso existente entre los che y los newen del universo mapuche y todas sus dimensiones espaciales, tanto material como espiritual” (COTAM 2003: 51).

El 19 de enero último, dos comunidades de la zona de Valcheta, junto con la Coordinadora del Pueblo Mapuche Tehuelche de Río Negro, convocaron a un llellipun que se concretará el próximo 31, con el ánimo de “fortalecer el territorio” ante las intenciones empresariales de explotar uranio en Mina Ivana, a 25 kilómetros de la localidad. Al día siguiente, Blue Sky Uranium Corporation dio a conocer en su página de Facebook que la totalidad del proyecto fue considerado “Mejor Nuevo Descubrimiento” por una publicación de especializada de alcance global. “Todo nuestro equipo está complacido y gratificado por este reconocimiento del Mining Journal […] el Proyecto Amarillo Grande se sitúa entre algunos de los nuevos proyectos más emocionantes del mundo”. Hizo de portavoz de la minera canadiense Nikolaos Cacos, su presidente y CEO. “Seguimos avanzando en el proyecto y creemos que continuará generando resultados dignos de reconocimiento mundial”. A confesión de parte…

Nancy y Julio Martínez son werken y kona respectivamente de la comunidad Newen Ko, una de las que está movilizada ante la inquietante vecindad de la mega-minera. Cuando su celular tuvo señal, la primera le dijo a En Estos Días: “El proyecto Amarillo Grande se quiere trabajar en la zona de Valcheta. La empresa se llama Blue Sky y busca uranio, la inversión que quieren hacer queda muy cerca, en Mina Ivana, 25 kilómetros al norte. Nosotros, como comunidad cercana al territorio, nos hemos sumado a la asamblea auto-convocada de los vecinos de Valcheta y a raíz de eso empezamos a trabajar y nos fuimos empapando en el tema. La minera empezó a hacer los cateos hace varios años, encontrando un yacimiento muy grande en Ivana. Nosotros, como pobladores, tenemos el derecho de ser escuchados. Valcheta es una zona agrícola-ganadera, nuestro valle es muy natural y no queremos que vengan a contaminarnos. Por eso la defensa del territorio”, justificó.

El Covid19 como aliado

Su hermano añadió: “El llellipun que vamos a hacer la semana que viene surge porque se contactó con nosotros Orlando Carriqueo y nos vino a visitar para ver cómo estábamos trabajando. Me encargué de buscar el lugar, di justo con uno donde van a hacer mega-minería, me contacté con los dueños del campo y me dieron el ok”. Martínez prestó atención a manifestaciones de la naturaleza para elegir el sitio donde se llevará a cabo la ceremonia. Luego, “empezamos a gestionar todo con Orlando, se postergó como tres veces pero ojalá que lo podamos concretar”. La intención de hacer el llellipun se remonta al último trimestre de 2020 pero la situación por la pandemia se alió de hecho con las intenciones de Blue Sky.

“Queremos hacerlo para defender el territorio, para darle la fuerza, para que las mineras no vengan a contaminarlo. Por eso estamos movilizando al pueblo mapuche, a todos nuestros peñi y lamngen, que vengan a darnos fuerza para que esta minera no se instale completamente en nuestro lugar”, pidió Martínez. “Sabemos que es muy difícil porque ya están con su objetivo para concretarlo, en febrero empiezan las actividades a cielo abierto”, adelantó. “Nosotros no queremos que nuestros territorios se contaminen con todas esas cosas que van a dejar en el aire y en la tierra. Por eso pedimos que nos ayuden a frenar esta minera y que no se instale en nuestro territorio”, insistió Martínez.

La información que comparte la propia Blue Sky en su página web indica que un área de 145 kilómetros encontró mineralizaciones de uranio y vanadio cerca de la superficie, con potencial de descubrimientos adicionales y Mina Ivana como sector estrella. La Evaluación Económica Preliminar está lista desde 2019, aunque “la exploración continúa para identificar nueva mineralización”. Quizá con el ánimo de atraer más inversiones, la corporación califica a su emprendimiento de “excelente candidato para ser el primer productor de uranio de bajo costo a corto plazo en Argentina, con créditos potenciales adicionales de vanadio”.

Carriqueo es werken de la Coordinadora del Parlamento del Pueblo Mapuche-Tehuelche de Río Negro, organización que ya había levantado la voz sobre el tema a fines de 2019. Durante 2020, “planteamos la problemática en la Mesa de Diálogo que hemos tenido con el gobierno nacional, excluida la provincia, no sólo por Valcheta sino también por Portezuelo del Viento”, le dijo a En Estos Días desde Fiske Menuko (General Roca). “Estamos exigiendo la Consulta Previa y ahora nos enteramos que como el uranio depende de la Secretaría de Energía de la Nación, la injerencia es nacional. Nosotros íbamos a hacer el planteo a Provincia, sabiendo incluso cual es la posición de la Justicia. Por más que haya un fallo por Calcatreu, hoy la Justicia responde al poder político de Río Negro”, cuestionó el vocero.

Chamuyo técnico

Muy cerca en el tiempo, el Gobierno rionegrino pateó la pelota para adelante. “En la última actividad que tuvimos contra la mega-minería en Fiske (diciembre), hicimos una movida y tuvimos una reunión de casi tres horas con el secretario de Minería, (Joaquín) Aberastain Oro. Le pedimos un informe de todos los proyectos que tiene, que no otorgue permisos de cateo en territorios comunitarios y le dijimos que teníamos reserva por la mina de uranio. Por supuesto, él dio explicaciones técnicas de que no iba a ser contaminante. Según el Gobierno, el proyecto está en un proceso de cateo. Después, viene la factibilidad y recién después se iniciaría el proceso de sacar el uranio, que todavía no está definido”, compartió Carriqueo. Pero la Evaluación Económica Preliminar existe desde 2019.

La convocatoria está prevista para 31 de enero próximo, con reunión en Valcheta el día anterior. “El llellipun es para fortalecer al territorio desde nuestra perspectiva, porque lo vamos a hacer cerca del emprendimiento”. No será la única acción: “Seguramente, vamos a ayudar a las comunidades Newen Ko e Inchiñ taiñ trufken para redactar una intimación judicial, sería una medida de no innovar o un amparo, como en Calcatreu, que nos permita llegar a la Consulta Previa. Entendemos que esa Consulta tiene que estar acompañada por un proceso de discusión social en la provincia de Río Negro, que hoy no se está dando”, lamentó el werken.

Con la experiencia chubutense a la vista y ante los rumores que circulan en Valcheta, “queremos encabezar la lucha anti-minera pero también hay muchas asambleas por el agua preocupadas por Mina Ivana”, confió el referente mapuche. “Además, al Gobierno nacional le hemos pedido Consulta Previa por Portezuelo del Viento, sobre el río Colorado”, otra iniciativa que de prosperar, afectaría el territorio de varias comunidades mapuches. “Son acciones que este año, van a fortalecer la discusión anti-minera en Río Negro”, se esperanzó Carriqueo.

El nombre de Valcheta tiene connotaciones históricas muy dolorosas para los pueblos mapuche y tehuelche. Allí funcionó durante prácticamente una década un campo de concentración donde fueron confinados sobrevivientes de la Campaña al Desierto. Las muertes por inanición, frío y otros flagelos habitan los relatos que viven en la memoria oral y que, más recientemente, fueron documentadas por algunos historiadores que denuncian el genocidio. El llellipun del próximo domingo procurará reconstruir el equilibrio que comenzó a resquebrajarse 140 años atrás y que como celebra Mining-Journal, en el corto plazo puede deteriorarse todavía más.

Bibliografía

Comisión de Trabajo Autónomo Mapuche (COTAM) (2003): “Pu mapunche ñi gijanmawün. Estudio sobre la religión mapunche, en Gulu y Pwel Mapu”. Temuco.

Fuente: En estos días