Asesinato de Rafa Nahuel. Diálogos y genocidio


Al cumplirse, tres años del asesinato por la espalda del peñi Rafael Nahuel Yem en manos de la Prefectura Naval Argentina, desde la Coordinadora del Parlamento Mapuche Tehuelche de Río Negro expresamos que son tres años de injusticia, impunidad y ocultamiento, mientras una parte de la prensa impulsa en la sociedad discursos de odio, racismo y xenofobia continuando la persecución y hostigamiento al Pueblo Mapuche. Son hechos que configuran la evidente realidad que desde la Campaña del Desierto las condiciones para el diálogo nunca son favorables para nuestra gente frente al Estado y la Sociedad.

Acompañadas por políticas extractivistas, impulsadas por gobiernos nacionales y provinciales, inmobiliarias, petroleras, mineras y forestales se aprestan a continuar avasallando el territorio frente a la resistencia de las comunidades. La Justicia, que no reconoce el derecho indígena, niega a su vez la preexistencia de nuestros pueblos y siempre falla a favor del poder. La mayoría de quienes ejercen el poder judicial desconocen la historia del territorio en el cual pretenden aplicar una justicia monocultural, patriarcal y racista, es la muestra más contundente de que sus fallos no se ajustan a derecho ni muchos menos a una realidad devenida de un proceso de despojo y marginación de nuestro pueblo y donde el territorio continua siendo el eje principal de disputa no solo de las comunidades si no de la misma sociedad que vive en las ciudades. Mientras las comunidades luchamos por nuestro derecho de volver al territorio, en las ciudades proliferan los nuevos asentamientos de gente que sin trabajo y con familias no puede pagar el precio que las inmobiliarias le ponen a la tierra.Entonces nos damos cuenta que el principal problema que atraviesa desde siempre a la sociedad es el territorio. Mientras Benetton tiene casi un millón de hectáreas que provienen de una donación del Estado Argentino a empresarios ingleses en el año 1896 y Lewis no solo tiene un Lago Escondido sino que además tiene la llave de la tranquera mientras los fallos judiciales duermen sin ejecutarse en los cajones donde las injusticias pretenden estar bien guardadas y ocultas, las comunidades pagamos el costo más caro con represión, persecución, cárcel y muerte.

La reforma constitucional de 1994, reconoció nuestra preexistencia, como así también la necesidad de regular la entrega de Tierras Aptas y Suficientes, Titulo Comunitario de las Tierras, Consulta Libre Previa e Informada,el derecho al respeto a nuestra identidad y a la educación intercultural, preceptos escritos, pero que no se cumplen. La ley 26160 de Emergencia en materia de Posesión y Propiedad de las Tierras Comunitarias lleva más de 14 años en vigencia, pese a lo cual, no se ha concluido el relevamiento en el país y lo que es peor se han ejecutado desalojos comunitarios pese a que el texto de la ley suspende la ejecución de los mismos. En la provincia de Río Negro la Ley Integral del Indígena N° 2287 sancionada en 1988, se aplica en parte, los artículos más importantes que regulan la propiedad de la tierra, el reconocimiento de tierras aptas y suficientes, la comisión investigadora de entrega de títulos de tierra y el fondo de desarrollo para las comunidades no se aplican, tampoco la consulta previa, libre e informada.

En este contexto, sentarse al diálogo con el Estado requiere de nuestra parte el mayor esfuerzo, pues nos damos cuenta que el genocidio continúa, con otros métodos, pero continúa. Más allá de poner en valor el diálogo y las palabras como herramientas de entendimiento entre dos cosmovisiones distintas, algo que los Pueblos Originarios tenemos incorporado desde siempre, exigimos que el Estado tenga Memoria, Verdad y Justicia y reconozca definitivamente que la argentina ha nacido de un Genocidio, que a su vez ha sido y es, el pilar desde donde se ha construido un país injusto y excluyente.

La bala que mató al peñi Rafael Nahuel fue disparada hace muchos años, cuando inició en esta parte del Wall mapu, una campaña genocida, con la finalidad de apropiarse de los territorios que hasta esa época eran comunitarios, sin propiedad privada, ni alambrados. Una campaña que aún no concluye, pero que resistimos, porque somos un pueblo digno, que no se entrega y que continua construyendo a pesar de los tiempos el KumeFelen o buen vivir.

Hoy el Pueblo Mapuche exige Memoria, Verdad y Justicia!!!

Exige el reconocimiento del Genocidio. Basta de persecución!!!

Ni un Muerto más por defender el Territorio!!!

Parques Nacionales es responsable!!!

La Prefectura es responsable!!!

Pintos es responsable!!!

Bullrich es responsable!!!

Macri es responsable!!!

El Estado es responsable!!!

Curru Leufú, PuelMapu, 25 de noviembre de 2020.

Mesa Coordinadora del Parlamento Mapuche Tehuelche de Río Negro.

Fuente: Coordinadora del Parlamento Mapuche Tehuelche de Río Negro