Las Comunidades Guaraníes de Corrientes necesitan la Ley de Humedales


En los últimos tiempos se ha vuelto a poner en la agenda política la Ley de Humedales, que ya viene desde cierto tiempo atrás, ya que se vienen presentando proyectos sin suerte desde el 2013. Y ahora con los incendios en el Delta del Paraná frente a Rosario, con el humo acercándose a las ciudades, se prendieron nuevamente las alarmas sobre el riesgo que corren los humedales en la Argentina*.

Como se está tratando de restablecer un nuevo proyecto de Ley de Protección de Humedales en Argentina, la Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano de la Cámara de Diputados de la Nación, viene realizando consultas y exposiciones con diversas personalidades a través de videoconferencias.

En la última de ellas participó, entre otras personas, la hermana guaraní de Corrientes Miriam Sotelo, integrante de la Comunidad Jahaveré y en representación de las diversas comunidades guaraníes de la provincia. Su comunidad está enclavada dentro de los Esteros del Iberá.

“Para nosotros la protección de la naturaleza y el cuidado nunca ha sido un problema. Mis abuelos les han enseñado a mis padres y mis padres me han enseñado a mí. ¿Quién no ama su lugar, quién no lucha por ese espacio que tenemos aquí, quién quiere irse de su casa, quién quiere abandonar ese espacio tan significativo como son los Esteros del Iberá? ”, Expresa Miriam

En este artículo compartimos el audio del testimonio que Miriam brindó en la videoconferencia organizada por la Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano de la Cámara de Diputados de la Nación.

Los humedales representan aproximadamente un 22 % del territorio nacional. Y son ecosistemas naturales que garantizan la calidad de vida, tanto de los pobladores locales como de los habitantes de áreas vecinas. Los diferentes estudios realizados arrojan que son ecosistemas muy heterogéneos, desde las turberas en Tierra del Fuego, pasando por los salares de altura de altura de Jujuy hasta el Delta del Paraná. Dicen que los humedales tienen un efecto de “esponja”, es decir, que ayudan a mitigar las inundaciones al absorber el agua, lo que impide que se inunden las ciudades que están aguas abajo.

También son ecosistemas frágiles en el sentido de que pequeños cambios pueden alterar sus condiciones biofísicas y de esa manera se altera la estructura del suelo, la flora y la fauna que los habitan.

*Artículo firmado por Kay Pacha / Equipo Pueblos Originarios del SERPAJ

Fuente: El Orejiverde

¿En qué consiste el proyecto de ley de humedales?

La Cámara de Diputados comenzó a debatir en la Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano el proyecto de ley que tiene como finalidad establecer presupuestos mínimos para el uso racional y sostenible de los humedales.

El debate inició el 5 de agosto y lo protagonizan profesionales, científicos y referentes de organizaciones ambientales. El mismo encuentra antecedentes en los años 2013/15 y nuevamente en 2016, cuando se impulsaran proyectos de la misma índole, aunque sin llegar a buen puerto frente a presiones de sectores productivos.

Los incendios en el Delta del Paraná propiciaron nuevamente la discusión. Actualmente, hay 6 proyectos de ley en el Parlamento destinados a la protección de humedales, cuyas tratativas y aprobación urgen por las consecuencias negativas e irreversibles que representaría su destrucción indiscriminada.

En ese sentido, el Presidente de la Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano, Leonardo Grosso (Frente del Todos), convocó a debatir un proyecto de su autoría para lograr avanzar con un dictamen de consenso de las distintas fuerzas. Para ello, se procura recibir opiniones de la sociedad civil, productores agropecuarios y desarrolladores urbanísticos, así como, especialistas en la materia. 

La iniciativa sigue el espíritu de las leyes Nº 26.331 de Bosques y Nº 26.639 de Glaciares, y guarda relación con sus objetivos principales; esto es, la creación de un inventario de los humedales y el establecimiento de presupuestos mínimos para su conservación y el uso racional y sostenible, a los que deberá ajustarse el Estado, tanto en su jurisdicción nacional como local.

Entre los pormenores del proyecto se destaca una definición de humedal amplia, para que la protección abarque el bien jurídico protegido en su totalidad; un plazo para concluir el inventario de humedales; una moratoria de actividades que continúan depredando los humedales; la centralidad del Ministerio de Ambiente como autoridad de aplicación; una coordinación ágil entre el Estado nacional, provincias e instituciones públicas del sector para evitar la demora en la concreción de las normativas de ordenamiento territorial locales -con participación de la sociedad civil-; la creación de un “Fondo Nacional de Humedales”, a los efectos de aplicación esa ley.

A su vez, propone un manejo integral de las cuencas y un sistema de “semáforos” -como el aplicado en la Ley de Bosques- para demarcar las zonas de protección y aquellas donde será posible la continuidad de la producción, adaptada a las necesidades ambientales y de los productores locales. En otro orden, es dable destacar, según la opinión de profesionales intervinientes, que el proyecto no persigue frenar la actividad productiva, sino que ésta deba adecuarse para lograr que sea sustentable. En efecto, sólo una producción sustentable permite encontrar armonía con el ambiente.

En suma, la iniciativa aspira, en línea con las leyes que resguardan otros bienes ambientales y conforme surge de las exposiciones, continuar el camino hacia una visión geocéntrica donde la naturaleza, como bien colectivo, sea el sujeto jurídico protegido.

Es importarte remarcar que los humedales son ecosistemas naturales que ocupan el 21,5% del territorio nacional -600.000 km2, aproximadamente-, funcionan como reservorio de agua dulce, y cumplen un rol fundamental para mitigar los efectos de la crisis climática y las inundaciones.

El debate continúa. El miércoles 26 de agosto, tuvo lugar el tercero de los cuatro coloquios previstos en la Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano del Congreso de la Nación.

Fuente: Palabras del Derecho