Mares negros


El mayor exceso de petróleo de la historia, inunda los océanos de buques de almacenamiento. La situación derivada de la crisis del coronavirus ha provocado que los comerciantes estacionen los barriles de petróleo hasta que puedan venderlos a precios más altos. En el mes de abril el precio del crudo cotizaba en negativo por primera vez en la historia: -40 dólares el barril.

Ciento sesenta (160) millones de barriles de petróleo almacenados en barcos vagan por los océanos esperando a poder ser descargados. Es el doble del nivel de hace tan solo dos semanas. Los comerciantes intentan de esta forma abordar el exceso de existencias creado por la fuerte caída de la demanda global causada por el coronavirus.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otros productores, incluída Rusia, acordaron en el mes de abril un recorte récord en la producción de 9,7 millones de barriles por día (casi el 10% del suministro mundial) para ayudar a mantener los precios y frenar el exceso de oferta. Días más tarde, el precio del crudo se desplomaba como nunca antes lo había hecho y llegaba a cotizar en números negativos.

Ante este escenario, los comerciantes se apresuraron a buscar almacenamiento en tierra y mar para guardar, lo que se cree que es el mayor exceso de petróleo de la historia: 160 millones de barriles de petróleo almacenados en buques. Entre ellos se incluyen 60 supertanqueros (conocidos como VLCC) que pueden llegar a contener 2 millones de barriles.

En total, el mundo hay más de 770 VLCC. Los analistas han estimado que se podrían implementar de 100 a 200 supertanqueros para almacenamiento flotante en los próximos meses.

Niveles similares a los del 2009

La última vez que el almacenamiento flotante alcanzó niveles cercanos a las cifras de ahora fue en 2009, cuando los comerciantes llegaron a almacenar más de 100 millones de barriles en el mar antes de descargar las existencias.

“Este es un momento sin precedentes en la historia de los petroleros y, aunque el almacenamiento de tanques VLCC está ganando titulares, también se están utilizando para el almacenamiento tanques de crudo y productos más pequeños”, declaró esta semana Gregory Lewis, analista de envíos del grupo global de servicios financieros BTIG.

Las ubicaciones más recurridas por los depósitos flotantes generalmente son el Golfo de Estados Unidos y Singapur, donde se encuentran los principales centros petroleros.

“La eventual disminución de este exceso de inventario será más dolorosa para la demanda de los buques tanque, pero mientras tanto, el almacenamiento flotante sigue siendo el único medio para un contexto de producción y consumo que no coincide“, declaraba Jonathan Chappell al asesor de banca de inversión Evercore ISI.

Fuente: Niusdiario y Resumen Latinoamericano