Otra recuperación territorial mapuche a Benetton


La comunidad Kurache anunció que inició ese proceso en el denominado cuadro El Platero, que hoy ocupa la multinacional Compañía Tierras del Sur. Fijó postura contra la megaminería y la políticas extractivistas.

“Hemos recuperado lo robado” que “por derecho ancestral nos pertenece”. En estos términos la Lof Kurache anunció el “proceso de recuperación territorial en el cuadro El Platero a la multinacional Compañía tierras del sur de la familia Benetton”.

La se origina ”en la necesidad primaria de seguir existiendo como mapuche en nuestro territorio, en tierras aptas para nuestro desarrollo espiritual, cultural, económico, social y político negado por más de 140 años. Como así también, en las escasas o casi nulas políticas de entregas de tierra productivas a pesar de los grandes conflictos territoriales”, señaló la comunidad a través de un comunicado.

Los integrantes de la Lof deunciaron que, en Chubut, “se prioriza la creación de ministerios de minería e hidrocarburos antes que instancias gubernamentales para la expropiación y devolución de tierras usurpadas por estancieros, o creación de escuelas interculturales en los espacios rurales de las comunidades para poner un freno la migración del campo a la ciudad, desplazando los conflictos territoriales al Poder Judicial o mesas de mediación que no conducen a ninguna solución concreta por la ausencia del Poder Ejecutivo o criminalizando las reivindicaciones territoriales y optando por protocolos para reprimir los reclamos de las comunidades”.

Sobre la estancia de la familia Benetton -que posee más de 900 mil hectáreas en la Patagonia-, la Lof Kurache señaló que pretende “continuar agrietando los cimientos de la estructura económica de la gran estancia la cual nos ha llevado luego del despojo a padecer de hambre, explotación de nuestros hermanos y pobreza para las comunidades. Y la mejor forma de hacerlo es recuperar lo robado que por derecho ancestral nos pertenece”.

“Nuestro posicionamiento ideológico que se nutre del kimun y el feyentun mapuche nos impulsa a definirnos hoy como anticapitalistas e ir en contra de la concentración de tierras en manos de unos pocos”, agregó la comunidad.

En relación al renovado impulso a la minería, planteó que su “herramienta fundamental es la recuperación y el control territorial por parte de las comunidades para seguir preservando los ecosistemas naturales que durante miles de años han permitido la diversidad de vida en nuestro wallmapu en una completa armonía, y no seguir permitiendo más zonas de sacrificio”.

“No hay vida sin agua y no hablamos del agua embotellada sino del agua que corre libre por el territorio”, resumió la Lof.

Finalmente, la comunidad realizó “un llamado a todos los trabajadores mapuche, puesteros jornaleros, empleadas domésticas, estudiantes, esquiladores, obreros de la construcción y desocupados a recuperar en familias lo usurpado por la gran estancia, ya que la riqueza de esta se ha generado con el sudor y la sangre de nuestro padres y abuelos y por ende nos pertenece. A los peñi y lamgen con tierras poco productivas, linderos de las estancias los invitamos a voltear el alambre. A dejar las rencillas por la escasa tierra entre vecinos mapuche y unirnos para luchar contra el verdadero enemigo, los dueños de las estancias los grandes grupos empresariales que usurpan nuestros territorios para crear paraísos privados, las empresas mineras y de hidrocarburos que aún intentan vendernos un falso progreso y bienestar económico a cambio de la entrega total de nuestro wallmapu y los bienes comunes, dejando el agua la tierra y el aire totalmente contaminado”.

Fuente: En estos días