Daño Psíquico en la niñez. Factores de riesgo


 

Columna de Yago Di Nella

 

Allá por 1994 me encontraba cursando mi última materia (Psicología Forense) de la carrera de Licenciatura en Psicología de la UNLP. Quien era mi profesora, ayudante de cátedra a cargo de la comisión de Trabajos Prácticos, Mariela Rodríguez, más conocida como “la Negra”, me animó a escribir sobre este tema que les presento en archivo adjunto. Y luego de un mes le presenté este escrito (está casi intacto, salvo correcciones posteriores realizadas para su publicación en el libro Psicología Forense y Derechos Humanos, Vol. 1).

La Negra me hizo por devolución que le gustó, pero era muy largo para trabajo final de asignatura. Agregó que se lo había reenviado al titular de Cátedra, un tal Dominguez Lostaló. Trabajé, luego, más de 20 años con el susodicho, más conocido por nosotros como “el viejo”.

Dudé mucho, 12 años después, en incluirlo en mi libro compilado sobre lo forense desde el enfoque de derechos, pues este artículo, era anterior en el tiempo al empuje del enfoque en el tema infancia, ley nacional mediante. 


__________________________________________


Fue el viejo quien me convenció por la afirmativa, aduciendo que él lo leía seguido y me mostró una versión toda garabateada y llena de marcas de fibrones de colores varios, de una versión previa, que usábamos en un módulo de bibliografía, preparada especialmente para el curso de operadores comunitarios. Me mató.
Superada la conmoción, le pregunté por qué me leía si sabía perfectamente lo que podía decir. Entonces, recuerdo como si fuera hoy, que me dijo:
– Mirá, en la espiral dialéctica de nuestro grupo, pensamos juntos y entremezclados como si fuéramos una pelusa. Uno ya no sabe quien dice lo que escribe. Y vos, sos el que escribe lo que pensamos; entonces, nos leo en lo que ponés, y me pienso y nos pienso así. 

Este breve diálogo fue allá por 2005. Pero esas lecturas eran en tiempos del hecatombe del 2000 al 2001.

Años después, mi trabajo en la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, me permitió estar muy pero muy cerca de la escritura de la Ley 26.061 y su trabajosa reglamentación. Ya no lo usé más. Lo consideré perimido, al artículo. Pero dadas las insistentes muestras de afecto de quienes lo conocieron, lo vuelvo a desempolvar y lo comparto, no sin cierta reticencia y pudor.

abrazos.

Descargar acá:

Daño psiquico en la niñez. Factores de riesgo